30 / 9 / 2014

Características Geográficas

Relieve

La mayor extensión territorial se ubica en la Cordillera de Los Andes. Este relieve, está constituido por dos grandes alineaciones o ramales montañosos, que se inicia y extienden a partir de los Páramos Batallón y La Negra en los límites con el estado Táchira, separadas ambas por una estrecha y profunda depresión, cuyo trazado deja entrever la influencia de una gran geofractura: la falla de Bocono.
 
El ramal sur está conformado por la Serranía de Guaraque al occidente, la Sierra Nevada de Mérida al centro y la Sierra de Santo Domingo y la bifurcación de Calderas al sureste. El Ramal norte está integrado por la Sierra de Tovar al oeste, la Sierra de la Culata al centro y los Páramos de Mucuchíes y de las siete lagunas al oriente, para comenzar a descender. 
 
En el pico Bolívar el relieve alcanza los 4.980 m.s.n.m, la mayor altura de Venezuela, que conjuntamente con los picos Humboldt, La Concha, Bompland, El Toro y El León, coronan la Sierra Nevada de Mérida, la unidad de montaña que más identifica la entidad merideña y donde puede apreciarse con mayor nitidez la influencia de los glaciares.
 
Al noreste, en la Sierra de la Culata, el pico Piedras Blancas alcanza los 4.762 m, en tanto que en la Sierra de Santo Domingo la mayor elevación se encuentra en el Pico Mucuñuque con 4.672 m. 
 
A estas elevaciones se agregan otros 30 picos y picachos que sobrepasan los 4.500 m.s.n.m., para conformar un sistema de cadenas montañosas de gran desarrollo vertical y variedad paisajística.
 
Una fosa tectónica separa las dos alineaciones montañosas y es el origen de los principales valles de los ríos Chama, Mocoties, Motatán y Santo Domingo, para configurar las mas notables depresiones intramontanas. En su conjunto los valles longitudinales intramontanos representan un 3,5% de la superficie de la zona montañosa.
 
Al norte, la Sierra de La Culata, desciende hasta el piedemonte andino lacustre, unidad fisiográfica que da paso a la extensa franja de planicie surlacustre que conforma un 6% de la superficie del estado.

Clima

El clima de la mayor parte del territorio merideño se encuentra influenciado por el régimen bimodal de la zona noroccidental de Venezuela, caracterizado por una estación seca y otra húmeda. La distribución temporal de las precipitaciones normalmente se manifiesta en dos periodos bien diferenciados: los de mayor precipitación ocurre en los abril y junio y otro de septiembre a noviembre. Los de baja pluviosidad se registran de diciembre a marzo y julio, agosto. Se producen variaciones significativas de pluviosidad anual, observándose años secos y otros húmedos. Como una singularidad bioclimática a resaltar es el bolsón semiárido de San Juan, Lagunillas y Llanos del Anís “isla ecológica” de vegetación xerofítica y de especies endémicas, con alto valor de biodiversidad.

 
La temperatura, otro elemento importante para definir el clima, varía entre los 0ºC en las cumbres de las sierras hasta los 28 ºC en promedio diario en la planicie sur lacustre, para configurar un mosaico de climas fríos, templados y cálidos. La variedad de los pisos climáticos van desde el Tropical Húmedo en la planicie y piedemonte sur lacustre al tipo Páramo frío en las montañas altas y desde el semiárido en sectores de San Juan –Lagunillas y Cuenca del Río Nuestra Señora al muy Húmedo tropical en el piedemonte andino – Llanero, cuenca del río Caparo.
 
Suelos
 
Diversas clases de suelos se localizan en tierras de Mérida, con valores significativos para la producción agrícola y pecuaria y para las plantaciones forestales. En sectores de la montaña los suelos son por lo general poco profundos, pedregosos y con escasa presencia de materia orgánica. En los valles intramontanos se incrementa su capacidad agrológica, aunque suelen presentar pedregosidad interna y superficial y un ph ligeramente ácido. En el piedemonte tienden a ser poco profundos y con textura predominantemente arcillo-francosa. En la planicie sur lacustre se ubican los suelos con la más elevada capacidad agro-ecológica en extensas superficies y alto potencial agrícola, uno de los mayores del país.
 
Hidrografía
 
La red Hidrológica y el balance hídrico del estado Mérida son positivos. El territorio merideño se encuentra comprendido en el área de influencia de dos hoyas hidrográficas, al norte la del Lago de Maracaibo y al sur la del río Orinoco; ambas son alimentadas por la densa red hídrica que tiene sus nacientes en la zona montañosa para constituir otro potencial recurso que ofrece Mérida.
  
Hacia la cuenca del Lago de Maracaibo vierten sus aguas los ríos Escalante, Onia, Chama, Mucujepe, Capazón, Río Perdido, Río Frío, Chimonó, Tucanizón, Aguas Calientes, San Pedro Torondoy, Chirurí, Capiú y Pocó. El mayor volumen de agua corresponde al río Chama con 275 millones de metros cúbicos al año, los ríos que drenan el franco norte de Mérida aportan en conjunto.
 
Vegetación
 
En el estado Mérida se encuentra la mayor diversidad de zonas de vida de Venezuela, lo cual indica, que es uno de los mas variados ecosistemas estratégicos existentes, entre los que vale la pena resaltar las áreas de páramo, la selva nublada, el bosque xerofítico, entre otros, que hacen de Mérida un laboratorio natural abierto a la investigación de las bases de sustentación ecológica, con variados atractivos para quienes la visitan, y un territorio beneficiado por confort climático en un país cálido tropical.
 
Zonas de vida: Páramo subalpino, Páramo pluvial subalpino, Bosque seco montano, Bosque muy húmedo montano, Bosque pluvial montano, Bosque seco montano bajo, Bosque muy húmedo montano bajo, Bosque húmedo montano bajo, Bosque seco premontano, Bosque pluvial premontano, Bosque muy húmedo premontano, Bosque húmedo premontano, Bosque húmedo montano, Bosque seco tropical, Bosque húmedo tropical, Bosque muy húmedo tropical.
 
En áreas de montaña, las formaciones vegetales primarias han sido fuertemente intervenidas y los bosques sometidos a talas continúas, para establecer pastizales y siembras de cultivos, así como para la expansión de centros poblados, con sus consecuentes efectos. En el piedemonte y la planicie sur lacustre los bosques húmedos tropicales han dado paso a extensiones de pastos y cultivos de plantación, observándose relictos del bosque de galería. Una formación que aun destaca por su extensión en diversas franjas de la montaña merideña es la selva nublada.
 
Fauna
 
Destacan mamíferos como el oso frontino o de anteojos (único representante de los osos en Sudamérica), el coatí o guache andino y el rabipelado andino o faro. Aves como el cóndor, el colibrí pico espada, el águila de copete y el pato de torrente. Anfibios como la ranita transparente y la salamandra andina. Entre los reptiles se puede citar la coral falsa.

Recursos Naturales

“El ambiente como dimensión de condiciones ecológicas y socio territoriales y las áreas protegidas como figuras administrativas para la conservación de ecosistemas estratégicos, de recursos paisajísticos y de rica flora y fauna, constituyen valores esenciales del desarrollo sustentable, que deben ocupar un lugar destacado en la agenda de las prioridades de Mérida.
 
Son diecinueve las Áreas Bajo Régimen de Administrativas Especial, las cuales condicionan el uso del territorio en mas del 60% de su superficie, distribuidas en cuatro parques nacionales, cuatro monumentos naturales, una figura de protección natural de obras públicas ( observatorio Astronómico), dos áreas críticas con prioridad de tratamiento, una reserva hidráulica y siete zonas protectoras”. (Elías Méndez. 2003).
 
El Parque Nacional Sierra Nevada, en plena Cordillera del estado Mérida, Fue creado en 1952, con una extensión de 276.446 hectáreas compartidas con el estado Barinas, para constituir uno de los sistemas socio ambiental más representativo de Venezuela, hoy patrimonio nacional.
 
Sus importantes picos y picachos, las cumbres nevadas de los picos Bolívar, Humboldt, Bon-pland, La Concha, El León y El Toro, los excepcionales páramos, lagunas de origen glaciar, sus días de nieve, su condición de reservorio de agua que alimenta numerosos ríos y quebradas, los cuales vierten sus aguas a las Cuencas del Lago de Maracaibo y Río Orinoco, la gran variedad de flora, el frailejón, el coloradito, el chispeador y el pino, aunado a fieles exponentes de la diversidad faunística, el oso frontino, gallito de la sierra, el geizal blanco, el majestuoso cóndor y el águila real, junto con la multiplicidad de atractivos colocan el Parque Nacional como ícono nacional de la riqueza y potencial natural.